Las empresas reportan sobre sus indicadores éticos,según el reporte anticorrupción de EcoVadis

Go back to the Blog

La primera investigación de este tipo analiza los esfuerzos de más de 20,000 empresas en la lucha contra la corrupción, el soborno y el fraude.

El estudio anticorrupción de EcoVadis reporta sobre la forma en que los negocios de todo el mundo gestionan problemas éticos críticos, incluidos el soborno y el fraude. La conclusión principal es que la puntuación media mundial en ética empresarial es de 42.4, lo cual indica que las empresas cuentan con un enfoque poco estructurado para luchar contra los riesgos en materia de corrupción.. Esto significa que sobre todo las empresas con cadenas de suministro globales son propensas a sufrir riesgos importantes en este ámbito.

El reporte se basa en más de 20,000 evaluaciones de empresas realizadas por EcoVadis desde enero de 2017 hasta junio de 2018, en 100 países y en 150 sectores. El desempeño se evalúa tanto en las pequeñas (26-999 empleados) como en las grandes (más de 1000 empleados) empresas en una escala de 0a 100. Las puntuaciones por debajo de 45 representan un riesgo de medio a alto y las puntuaciones por debajo de 25 indican un riesgo muy alto. Los aspectos más relevantes del estudio llevado a cabo por EcoVadis son los siguientes:

  • Las empresas europeas y norteamericanas están a la cabeza en ética empresarial mundial, con puntuaciones por encima de 45, lo que indica que son las más proactivas y organizadas a la hora de hacer frente a problemas de ética empresarial. El 56% de las empresas de Norteamérica y el 51% de las de Europa tienen una política formal sobre corrupción. Esto se debe probablemente a sus respectivos ambientes reguladores, que exigen un mayor control, obligaciones de transparencia y sanciones.
  • La comunidad empresarial tiene que examinar con mayor detenimiento las mejores prácticas de mitigación. Hay una disparidad generalizada entre los métodos utilizados para luchar contra la corrupción. Las denuncias son la práctica recomendada más habitual, seguida de la formación en anticorrupción y las auditorías de controles internos. Otras medidas fundamentales siguen siendo poco frecuentes, como las evaluaciones de riesgo de corrupción, que solo implementan un 4% de las empresas de Norteamérica y Europa, y tan solo un 2% en China, Latinoamérica y AMEA.
  • El reporte sobre problemas éticos sigue sin ser algo habitual. En promedio, menos del 10% de las empresas reportan en todo el mundo sobre KPIs de ética empresarial. Esta cifra es ligeramente más alta en las empresas de Norteamérica (12%).
  • El sector de las finanzas y los seguros (49.9) es el que está más comprometido en la adopción de las prácticas recomendadas. El sector de la transmisión y generación de energía (50.2) tuvo la puntuación media más alta, seguida de los sectores de tecnología de la información y comunicación (47.7), inmobiliario (47.7) y de derecho y consultoría (46.4).
  • Los sectores de la venta al por mayor, el transporte y almacenamiento, la construcción y la producción pesada y ligera tuvieron una puntuación por debajo de media mundial (42.2), lo que indica que estos sectores tienen un alto riesgo de corrupción, soborno y fraude.

“La mayoría de las empresas formalizan sus políticas anticorrupción a través de un código de conducta, pero pocas van más allá e implementan medidas de control interno. Los marcos de referencia escritos son un punto de partida ideal, pero no son suficientes para reducir todos los riesgos en materia de corrupción, los cuales pueden repercutir negativamente en los balances finales y en la reputación de las empresas si no se tratan correctamente” afirmó Pierre-Francois Thaler, Co-director Ejecutivo de EcoVadis. “Para abordar estos problemas de forma efectiva, los líderes ejecutivos tienen que implantar un programa de reducción de riesgos organizado y holístico que fomente la transparencia y la colaboración en los planes de mejora, además de dar apoyo a todas las partes responsables”.

La redacción del  estudio coincide con la nueva Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de EE. UU. y la expansión de Sapin II en Francia, que exige a las empresas con más de 500 empleados y una facturación anual de 100 millones de euros implementar programas anticorrupción. Desde la promulgación de la ley, el desempeño de las empresas francesas se ha incrementado notablemente en lo que se refiere a las políticas (la adopción de esta práctica pasó del 44 al 49%) y las medidas (la adopción aumentó del 30 al 36%), y, de forma más moderada, en el caso de los reportes de resultados (la adopción cambió de un 11,8 a un 12,5 %).

La corrupción se define ampliamente en la metodología de EcoVadis como cualquier forma de abuso o de uso del poder encomendado en el lugar de trabajo para beneficio propio, ya sea en forma de soborno, conflicto de intereses, fraude o blanqueo de dinero.

Para obtener más información sobre los esfuerzos anticorrupción en todo el mundo, descargue el informe “The Fight Against Corruption: Insights Into Ethical Performance in Global Supply Chains” aquí.